¿Qué hay detrás del beso?

Por Bárbara Espinosa Lizcano

images

“¿Mobbing? ¿Qué cosa?”

Los días pasados se difundieron dos videos tomados en el Estado de Oaxaca donde se mostraban en un video en el que durante más de dos minutos como aspirantes al “Sindicato de Trabajadores del Volante y Similares” eran obligados a besarse y tocarse durante 60 segundos a cambio de que el líder sindical les otorgara la concesión para laborar como taxistas.

Estas imágenes causaron gran revuelo en la sociedad mexicana, lo que fue sorpresivo para mí fue la razón del revuelo: “¡Malditos gays!” se leía entre algunos de los diversos comentarios del video en todas las modalidades del lenguaje.

A los pocos días de que los medios arremetieron contra el líder sindical por forzarlos a realizar dichos actos, surgieron nuevas declaraciones de los protagonistas, justificando a su líder con la excusa de que todo se debía a una apuesta y que ese tipo de cosas “siempre las hacían”.

En el 2014 el medio El Financiero anunciaba que en México 44% de los profesionistas, ya sea en el ámbito público o privado indistintamente, son abusados en sus áreas de trabajo. Seguido por él, una investigadora de la UNAM reveló para SIPSE.COM la terrible cifra de 51%. Esto quiere decir que aproximadamente uno de cada dos mexicanos sufre de mobbing, entendiéndose por el término el abuso de poder en el ámbito laboral.

Esta conducta es una epidemia que afecta cada vez más a la población mexicana, volviendo aún más difícil laborar.

Desde el 2014 Omar Sánchez de Tagle (@osdtagle) de Animal Político, anunciaba los nuevos criterios establecidos por la Suprema Corte de Justicia de la Nación para poder denunciar el acoso laboral por la vía judicial, pero, aun así, encontramos que el positivismo de este tipo de criterios es bastante pobre puesto que por la naturaleza del acto la acción probatoria es de suma complejidad. Por si no fuera poco, la Primera Sala extendió un pedido a distinguir el acoso laboral de “conductas inherentes” lo que abrió aún más el panorama de complejidad para el ejercicio de la acción.

Volviendo nuevamente al tema, el video sin duda es crítico, pero no porque sean dos hombres los protagonistas si no por lo lamentable que es ver como se somete a cada vez a más mexicanos, a realizar actos degradantes a cambio de poder trabajar dignamente en el México de hoy.

A manera de conclusión, pareciera preciso pensar que nos debería de ofender en realidad ¿dos hombres besándose o dos hombres siendo abusados en busca de sustento para sus familias? Aseguro que todos estaremos de acuerdo en la respuesta a esta pregunta.

Bárbara Espinosa Lizcano es estudiante de sexto semestre de la FLDM. 

Aviso: En el presente espacio de diálogo y encuentro jurídico, las opiniones expresadas por cada autor son exclusiva responsabilidad de quienes las emiten, no representando de forma alguna el criterio de la Facultad Libre de Derecho de Monterrey o de alguno de sus Centros Institucionales.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s