¿Qué relevancia tiene el “Deus Ex Machina” con el Derecho?

Por Iñigo Villarreal Grijalva.

iñigo

Me considero a mí mismo una persona simple y de intereses sencillos. Esta sencillez, me ha llevado a cuestionar todo a mí alrededor, para así, dirigirme a una respuesta lógica que no necesariamente obtengo siempre, lo que no me molesta, sino que al contrario, me hace sentir bien reconocer que no tengo todas las respuestas en el mundo, y nunca las tendré. Pero, a pesar esto, existe una corriente lógica que hasta el día de hoy rechazo debido a que es justamente, lo que yo considero la manera más fácil de encontrar una respuesta de apariencia lógica, sin que esta lo sea; el razonamiento de “Dios desde la maquinaria”, traducida directamente de la expresión latina “Deus Ex Machina”.

Esta expresión es por antonomasia utilizada para el teatro y es la expresión dada para todo aquello que no puede ser interpretado por la lógica de la obra, por ejemplo, la obra es un drama en el cual, el protagonista pasa toda la obra tratando de averiguar algún hecho, durante toda la obra se puede apreciar una evolución o un desarrollo que lleva hasta un conflicto, pero al llegar a ese conflicto, todo se resuelve porque el protagonista tenía un botón especial que lo arregla todo, o aparece un personaje totalmente nuevo que finalmente resuelve todo. Esto sería un ejemplo de cómo opera el Deus Ex Machina.

Ahora, ¿Por qué hablo de una lógica implementada al teatro en una página de Derecho? Porque esta lógica teatral también puede verse en muchos otros ámbitos de la vida cotidiana, incluido el Derecho. En el arte antes mencionado te permite dar una conclusión “positiva” sin tener que seguir la lógica de la trama y facilitando el clímax (aunque no siempre recibiendo aceptación de la audiencia). En la vida cotidiana, puede argumentarse que el Deus Ex Machina se puede encontrar en argumentos falaces, al tratar de concluir la conversación con fuentes externas a la misma, y en el Derecho, edistinguir o implementar al Dios de la maquinaria a través de un punto de vista doctrinal, pero al exteriorizar la visión y observar más allá de la doctrina, podemos darnos cuenta de que es posible verlo en el Derecho a través de los juzgadores, a través de ciertas prácticas procesales, o incluso, al intentar argumentar un hecho prácticamente imposible de argumentar.

En lo personal considero que el Deus Ex Machina, por más conflicto que me cause, es necesario puesto que facilita mucho las resoluciones. Al final, es más fácil explicar lo inexplicable con algo de sencilla aplicación en lugar de buscar una lógica cierta a lo inexplicable.

[Imagen por: Steven R. Southard]

Íñigo Villarreal es estudiante de quinto semestre de la FLDM. 

Aviso: En el presente espacio de diálogo y encuentro jurídico, las opiniones expresadas por cada autor son exclusiva responsabilidad de quienes las emiten, no representando de forma alguna el criterio de la Facultad Libre de Derecho de Monterrey o de alguno de sus Centros Institucionales.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s